top of page
  • Foto del escritorYeilor Rafael Espinel Torres

Desastre catastral



Treinta y dos años de descentralización fiscal en Colombia dejan un balance negativo para la gente y los municipios. Mientras las transferencias del Sistema General de Participación se han reducido, según datos del DANE, casi un punto y medio del Producto Interno Bruto (PIB) durante los últimos veinte años, pasando del 4,7% en 2002 al 3,3% en 2022, los impuestos locales se incrementaron a 2015 en un 320% en los municipios y un 143% en los departamentos. Mientras disminuyen los recursos nacionales, aumentan los impuestos locales. En especial el impuesto de industria y comercio que creció en 2015 en un 253% y el impuesto predial en un 241%. Abandono presupuestal a nombre de la autonomía territorial y en función del pago de la deuda pública externa nacional.


Mucha gente en Colombia hoy se debate entre pagar el impuesto predial o perder su casa. En los últimos años se han adelantado movilizaciones en decenas de municipios por las alzas en este impuesto. Por ejemplo, Villeta, Ubaté, Soacha, Gachancipá, Sincelejo y Popayán, entre muchos otros. ¿Quiénes son los responsables? En Cundinamarca, la actualización catastral de Soacha y Tenjo la hizo Catastro Avanza; la de Villeta, Ubaté y otros 23 municipios la Agencia Catastral del departamento y la de Gachancipá fue realizada por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC). El problema no está sólo en los gestores y operadores catastrales. Sea quien sea el que haga la actualización, el resultado siempre será el mismo: incrementos en el impuesto predial del 700 % al 5000 % en algunos casos.


El problema está en la política catastral nacional auspiciada desde organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Política que ha contado con el apoyo, por acción u omisión, de los gobiernos nacionales y la alcahuetería de algunos alcaldes y gobernadores y que va en la línea de privatizar los servicios catastrales -a costa del marchitamiento del IGAC-, y en la profundización de la descentralización fiscal en Colombia. En otras palabras, en profundizar el abandono presupuestal nacional. Con el cuento del “fortalecimiento de las finanzas territoriales”, el gobierno nacional y algunos gobiernos locales, engañan a la gente y ocultan la trampa.


Si se trata de garantizar la dignidad, el mínimo vital y demás derechos fundamentales de la gente, la política actual de catastro multipropósito, las tarifas y la ley de topes (Ley 1995 del 2019) no sirven. El problema es nacional y su solución también. El cobro actual es abusivo y no corresponde a la capacidad económica de las personas. Quienes pueden modificar el modelo son el presidente y el Congreso. Hay que modificar la política catastral y definir unas tarifas y unos topes acordes con la capacidad económica de la gente. En la medida que avance el proceso de actualización catastral bajo el modelo actual, más propietarios se verán afectados. Estamos de acuerdo con las actualizaciones catastrales y su carácter multipropósito para mejorar la formación catastral del país, pero nos oponemos a que se les transfiera a las personas, vía cobros del predial, la responsabilidad de sostener las finanzas del municipio.


¿Qué debemos hacer? Dos propuestas y una invitación. 1). Conformemos un comité departamental lo más amplio posible para adelantar acciones legales y de resistencia civil con movilizaciones democráticas que apunten a defender a la gente y a cambiar el modelo; 2). Exigimos al presidente Gustavo Petro que aplace inmediatamente la actualización catastral a nivel nacional en el marco del Decreto 148 de 2020 y la Ley 14 de 1983 (Artículo 10 y subsiguientes) para que los reclamantes y la ciudadanía en general paguen su predial con el avalúo anterior, se detengan los abusos y se comprometa junto con el Congreso a cambiar este desastre catastral; y 3). Extiendo una invitación a que se inscriban a la Escuela Manuela Beltrán por un Predial Justo para Cundinamarca, espacio que hoy reúne a 89 personas de 25 municipios y 10 provincias de Cundinamarca y que hemos creado para estudiar sobre el tema y avanzar en la organización que necesitamos. ¡Te esperamos!

Comments


bottom of page